Cómo aumentar el activo y mejorar el capital

Para mejorar la situación dela clasificación de las cuentas debemos dedicarnos a la venta de productos o a la prestación de servicios para nuestros clientes. Hay que saber cuales son las fortalezas y las debilidades para potenciarlas y tener ventaja competitiva.

Según la clasificación de las cuentas lo importante es el producto, lo bueno que es y su calidad y saber si responde a las necesidades del cliente para que pueda triunfar. Debemos conocernos y saber la naturaleza de nuestro capital, lo que hacemos correctamente para mejorarlo y potenciarlo para cobrar más.

Las cuentas se pueden clasificar por dos motivos, por la función que desempeñan y por su estructura.

Cómo aumentar el activo y mejorar el capital

Una buena solución para hacer frente a los números rojos es pedir préstamos a los bancos para financiarse, aunque el lado malo será los intereses que hay que devolver y el plazo que hay que seguir. Este tipo de operación es delicada y hay que saber gestionarla bien.

Además debemos contener los gastos, reduciendo costes en personal o en maquinaria, es la base de la buena gestión. No todo es vender más ni poner más caros los productos o servicios que ofrecemos de forma que el margen sea superior, sino que muchas veces podemos sacar más dinero reduciendo en aquellos costes en los que no optimizamos.

Esta idea es muy buena sobre todo en previsión de épocas de vacas flacas en las que las ventas pueden bajar, pero en el que los gastos casi siempre son los mismos, los costes fijos en gran medida, que son los que se pueden reducir de forma sistemática a diferencia de los costes variables. El acreedor de nuestro negocio es nuestro enemigo, cuantos menos acreedores tengamos más libres seremos para maniobrar en nuestra empresa.

La auténtica ecuación de contabilidad para calcular el activo

Como ya hemos dicho el activo es el conjunto de todos los bienes y también los derechos que tiene tu pyme. Por ejemplo: los cheques que hay en activo por cobrar, los coches de los que dispone la compañía, los terrenos donde se urbanizan los edificios, etc.

La fórmula lo que dice es que todos los activos e inversiones que tenga nuestro negocio han sido financiadas por el capital contable o fuentes de financiación de la pyme y por el pasivo. De este modo la fórmula siempre funciona porque todo lo que compremos se hace a través del pasivo del negocio o con las líneas de financiación que tengamos a nuestra disposición.

El capital contable en el ámbito de la contabilidad básica lo forma el dinero o el trabajo cedido por el dueño o los socios fundadores de la empresa más un montón de aportaciones generadas con anterioridad y que aún no se han retirado.

Estos resultados y la información de la que disponemos lo que dejan ver es que si tenemos mucho activo eso no quiere decir que la empresa vaya muy bien sino que si todo se ha comprado con deuda entonces puede superar nuestra capacidad de pago y no tendremos ninguna liquidez, los gastos nos arruinarán.

DESAYUNOS CON PROPIEDADES ANTIOXIDANTES

Cuando el objetivo es eliminar grasas y al mismo tiempo mejorar nuestra salud, un buen desayuno antioxidante puede ser una excelente alternativa. El consumo de alimentos con propiedades antioxidantes no solamente resulta eficaz para quemar grasas, sino también para colaborar en la prevención de diferentes enfermedades.

 DESAYUNOS CON PROPIEDADES ANTIOXIDANTES

Al mismo tiempo, la vitamina C, un actor principal en cualquier desayuno antioxidante, interviene en forma directa en el mantenimiento adecuado de los huesos, de nuestra dentadura y de los vasos sanguíneos. Por si esto fuera poco, es muy importante para reducir las acumulaciones de grasa que puedan existir en nuestro cuerpo.

De esta forma, un desayuno antioxidante debe cubrir la cuota diaria de vitamina C que indican los expertos, que en el caso de los hombres se ubica en los 90 mg y en las mujeres es de 75 mg. En consecuencia, vamos a ver ahora tres propuestas en desayunos antioxidantes que van en ese camino:

Opción 1: 1 taza amplia de yogurt, 30 gramos de cereal con miel, 30 gramos de nueces, 100 gramos de fresas y 50 gramos de orejones de melocotón.

Opción 2: 1 vaso de leche, 50 gramos de pan integral, 1 vaso de jugo de naranja, aceite de oliva y medio tomate.

Opción 3: 1 vaso de leche, 50 gramos de tostadas de pan integral, 2 cucharadas de perejil picado, un cuarto de aguacate, medio tomate y un kiwi.

Estos desayunos nos aportarán un importante poder antioxidante, que si es complementado con una alimentación realmente balanceada nos protegerá de infecciones, acelerará la cicatrización de heridas y nos permitirá quemar calorías.